La temporalidad en la comunicación: Caso Mc Donald’s