Coca Cola tiene muchos motivos por los cuales estar entre los primeros lugares del ranking de marcas a nivel mundial.

Y es que Coca Cola ha pasado a ser una marca que despierta emociones y que conecta al consumidor con el mundo.  Desde la óptica de Marc Gobé (2010), esta marca es emocional y genera un mundo compartido.  Estas emociones se generan porque el consumidor recibe un mensaje enfocado a temas relacionados a la sociedad.  La lógica pasa a un segundo plano porque la marca no está dirigida al consumidor únicamente. Lo visceral (deseo) no está presente debido a que no se explica el consumo de este producto como algo hedonista.

Definitivamente, Coca Cola sigue siendo una marca emocional.  Los resultados son bastante interesantes ya que existe un efecto multiplicador, no solo en un market-share sino en el posicionamiento como marca llena de FELICIDAD.

Para una mejor comprensión, el video a continuación muestra lo que esta marca genera en los consumidores con una activación bastante interesante. ¡Enjoy it!