El hablar de Blackberry como un producto elaborado con fines ejecutivos, es algo que en nuestro medio puede sonar un poco absurdo.   Y es que me causa gracia ver como estudiantes colegiales o universitarios, tienen un alta necesidad de utilizar el equipo.  Siendo muy irónico pienso: ¿Y qué puede hacer un chico de 17 años en un recreo o un receso en su colegio o la universidad?  Tengo una respuesta:  SOCIALIZANDO.

Research In Motion: Tal como su nombre lo indica, su mayor fortaleza es la investigación

Research In Motion, empresa que se creó con la finalidad de desarrollar tecnologías inalámbricas, lanzó su producto en el año 1999 con una finalidad que fue ajustándose en el mundo de los negocios, específicamente para aquellos ejecutivos que deseaban tener toda la información a la mano.

Si vemos la evolución del Blackberry, nos damos cuenta que su estrategia de Benchmarking es bastante agresiva, considerando la imitación y mejora de las tecnologías de sus competidores, pasando a ser de una perfecta desconocida a dominar el 43% de participación del mercado de smartphones en USA[1] .  Sin embargo, este bench del que hablamos, no sólo está desarrollado en función del producto, sino también en sus mercados y sus usos.  Vemos que el mercado juvenil cada vez es más expansivo en nuestro medio, obteniendo lo que en otros países es casi un lujo y que sólo los ejecutivos tienen.

Entonces, bajo este rápido análisis, caemos en cuenta que un teléfono celular como Blackberry tiene “distintos cuadrantes” en su segmentación producto-mercado-tecnología, en los cuales hace una combinación ejecutiva-sociable.  Su mayor fortaleza no son necesariamente las aplicaciones, fortaleza que el iPhone si posee, permitiendo al usuario realizar un “tuning” a su celular y personalizando a sus gustos y preferencias.  Su verdadera fortaleza se encuentra justamente en la comunicación.  La diferencia es que poco a poco, la comunicación del mundo se ha perdido con el hablar y se ha transformado en letras, símbolos, signos y emoticons.

RIM ha encontrado la fórmula del éxito en un solo concepto: evolucionar su producto conforme evoluciona la comunicación.  De algo que si estoy muy seguro, es que nuestros abuelos no imaginaron hablar por un teléfono; nuestros padres no imaginaron comunicarse con el mundo mediante una red; nosotros no nos imaginamos llevar esta red en un teléfono… Lo más probable, es que en unos cuantos años las computadoras desaparezcan y sean los teléfonos los dueños del mundo… Muchos dirán un NO rotundo, por temas de comodidad, conexiones y otras cuantas cosas.  Dejemos que el tiempo decida.


[1] CNN Expansion, Jueves 11 de marzo del 2011

Share on FacebookLike this on Facebook